Ovelles i boscos, molt en comú

Aquest estiu, desgraciadament, els incendis tornen a ser notícia arreu (Espanya, Romania, Portugal, França, Itàlia, etc.). L’extrema sequera i la manca de gestió forestal configuren un escenari molt complex, com el de la llana. Les ovelles i els boscos tenen molt en comú, ho sabies? I no només per la tasca de gestió forestal que pot fer un petit ramat de 8 ovelles com les de la Vall d’Ebo (País Valencià) que ha fet de tallafocs.

La pèrdua de valor de la llana i dels productes silvícoles comparteixen principals problemàtiques: el despoblament rural; la manca de cooperació entre els agents involucrats en les diferents baules de les cadenes de valor, i que el seu valor crematístic no recau en qui realment hauria de recaure, és a dir, en els ramaders/es, agricultors/es i silvicultors/es que generen els serveis ecosistèmics no monetitzats per l’economia convencional.

I si arribats a aquest punt, li preguntem a aquesta ovella: «Quant val l’ombra del seu garrover?» Més pràctic serà trobar la resposta en la desolació dels milers d’europeus que oloren els terrenys calcinats dels voltants de casa seva. Com ja afirmava Eduard Punset: «Avui, més que mai, no hi ha excuses per no pensar».

ES/ Este verano, desgraciadamente, los incendios vuelven a ser noticia en todas partes (España, Rumanía, Portugal, Francia, Italia, etc.). La extrema sequía y la carencia de gestión forestal configuran un escenario muy complejo, como el de la lana. Las ovejas y los bosques tienen mucho en común, ¿lo sabías? Y no sólo por la labor de gestión forestal que puede hacer un pequeño rebaño de 8 ovejas como las del Vall d’Ebo (País Valenciano) que ha sido un cortafuegos.

La pérdida de valor de la lana y de los productos selvícolas comparten principales problemáticas: el despoblamiento rural; la falta de cooperación entre los agentes involucrados en los diferentes eslabones de las cadenas de valor, y que su valor crematístico no recae en quien realmente debería recaer, es decir, en los ganaderos/as, agricultores/as y silvicultores/as que generan los servicios ecosistémicos no monetizados por la economía convencional.

Y si llegados a este punto, le preguntamos a esta oveja: «¿Cuánto vale la sombra de su algarrobo?» Más práctico será encontrar la respuesta en la desolación de los miles de europeos que huelen los terrenos calcinados de los alrededores de su casa. Como ya afirmaba Eduard Punset: «Hoy, más que nunca, no hay excusas para no pensar».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *