No em dóna la gana

Serà que m’estic fent gran però cada cop tolero menys el discurs polític perquè fa que et sentis com un idealista romàntica i, res més lluny de la realitat! Literalment sento que les explicacions polítiques reboten al topar amb les meves orelles; cansades d’escoltar les raons dels que governen i les limitacions i els “tempos de l’estructura social en què vivim. No em dóna la gana acceptar-les com a quelcom inamovible. I també em pregunto perquè passa que quan una persona ocupa un càrreg polític perd l’empatia per tot allò que l’envolta. Perd el tacte per pecebre les necessitats que condicionen el desenvolupament de vides dignes i justes alienes.

Això vaig experimentar durant el matí de la presentació de l’estudi que radiografia la situació de la llana impulsat per Mallorca Rural i executat per Apaema. Sortosament, les meves orelles van allotjar també gratificació i esperança amb les exposicions i intervencions tècniques de companyes i companys, de pagesos i pageses, que sí es deixen la pell per a la supervivència del camp mallorquí.

ES/ Será que me estoy haciendo mayor pero cada vez tolero menos el discurso político porque hace que te sientas como un idealista romántica y ¡nada más lejos de la realidad! Literalmente siento que las explicaciones políticas rebotan al chocar con mis orejas; cansadas de escuchar las razones de quienes gobiernan y las limitaciones y los “tiempos” de la estructura social en la que vivimos. No me da la gana aceptarlas como algo inamovible. Y también me pregunto por qué pasa que cuando una persona ocupa un cargo político pierde la empatía por todo lo que le rodea. Pierde el tacto para percibir las necesidades que condicionan el desarrollo de vidas dignas y justas ajenas.

Esto experimenté durante la mañana de la presentación del estudio que radiografía la situación de la lana impulsado por Mallorca Rural y ejecutado por Apaema. Por suerte, mis orejas alojaron también gratificación y esperanza con las exposiciones e intervenciones técnicas de compañeras y compañeros, de payeses y payesas, que sí se dejan la piel para la supervivencia del campo mallorquín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *