Quiénes somos?

 

Llanatura = llana (lana) + natura (naturaleza) + atura (para).

Llanatura es la suma de la atracción por las ovejas y su lana, de la necesidad innata que tenemos de conectar con la naturaleza y de la valentía de parar (aturar) para escuchar nuestro corazón. Explican [el qué? la lana] + [el porqué? la naturaleza] + [el cómo? parando].

Conservar el oficio de artesanas de la lana es nuestra regeneración. El trabajo pausado y consciente que proporcionan nuestras manos. Inspirado por las características inigualables de las fibras de lana.

La oveja es una factoría natural de lana, una nube fugaz, una maraña de felicidad. Es afable, discreta y gregaria.

Cada día recordamos nuestro propósito. Con el gesto de abrir las persianas mallorquinas. Reflejadas en las ovejas, en su ternura, su prudencia y su sentimiento de comunidad.

Gemma Salvador es ambientóloga y emprendedora.

Idealista y holística por naturaleza, amante del mar y la fotografía. Es madre de dos niñas.

Cuenta con más de 15 años de experiencia como consultora y formadora ambiental especializada en la gestión sostenible de organizaciones y territorios. Con visión interdisciplinar, asesora la implementación de proyectos estratégicos para reducir el impacto ambiental y social.

En 2020 da un giro profesional y emprende con llanatura.

«Llanatura es para mí el proyecto estratégico con mayúsculas. La artesanía de la lana aglutina la esencia para hacer frente a los retos del siglo XXI: el cambio climático, la igualdad y la educación».

«Antes cuando explicaba a qué me dedicaba me era muy difícil de hacer entender. Ahora con el Molino de lana todo el mundo entiende qué hago y por qué lo hago».

Eugenia Marcote es artesana de la lana y emprendedora. Autodidacta por naturaleza y amante de las fibras naturales, especialmente de la lana de oveja. Es madre de un niño y de una niña.

Cuenta con más de 10 años de experiencia en procesar artesanalmente la lana en las Islas Baleares. Es formadora de adultos y de niños de las técnicas antiguas de fieltro, hilado y de tintes naturales con plantas. Después de 5 años impulsando un proyecto de recuperación de la lana de ovejas de las Islas Baleares, en 2018, emprende Mu Textile Art.  Lava, carda e hila la lana recién esquilada, la transforma en madejas que luego comercializa. Es un proceso pausado que cuida de las personas y el planeta.

En 2020 emprende con llanatura con el propósito de ampliar el impacto ambiental y social de este trabajo artesanal.

«Llanatura tiene todos los ingredientes necesarios para dar forma al Molino de lana: el reto que persigo desde hace mucho tiempo».